Los invitamos a unirnos, como Familia Consolación, en esta Cuaresma, rezando el Vía Crucis, para pedir por tantos inmigrantes venezolanos que se vieron obligados a dejar su patria.