El SLA nos propone reflexionar esta entrevista https://youtu.be/3J01Dsb3EH0 al card. Pedro Barretto, que recorre transversalmente las prioridades pastorales que estamos impulsando, y sobretodo porque la zona amazónica toca la mayoría de los países donde estamos presentes.

Es un tema -y más que un tema- una “vida” que nos concierne -no solo al Continente- sino a la humanidad entera. ¡Lo sabemos!, pero no somos tan conscientes de ello: La zona amazónica provee el 20 % del oxígeno que respiramos, posee más de 1000 afluentes de agua y una biodiversidad inigualable. ¡Y lo más importante!: una población indígena sabia, que nos puede enseñar mucho de la vida sobria y ecológica que deseamos y necesitamos para hacer frente a los graves problemas que amenazan con destruir el planeta. Una zona que está siendo devastada implacablemente por las empresas extractivas, cuyos fines económicos no miran más que sus propios intereses, en connivencia paradójica con los gobiernos de los países implicados.

  • La convocatoria al Sínodo panamazónico es un anuncio gozoso del Evangelio, de las opciones proféticas de Jesús que siguen vivas en su iglesia: El desafío de ir a los últimos, a los que no tienen voz.

  • ¿Cómo podemos formar parte de esta dinámica de profecía y esperanza?

  • El Sínodo es un intento de poner altavoz y denunciar lo que está sucediendo en esta zona y en tantas partes del mundo

  • ¿Qué tan dispuestos estamos a comprometernos con este clamor?: destrucción de la naturaleza, explosión de los habitantes que por siglos han habitado estas tierras, acompañar las víctimas de la injusticia que sufren las consecuencias de una ambición sin medida.

  • Los jóvenes son un potencial, muy sensible a esta realidad.

  • ¿Cómo podemos trabajar con ellos?

  • ¿Qué pequeños o grandes gestos podemos realizar junto a ellos para denunciar esta explotación irracional de los recursos naturales?