Compartimos a todos el material para la oración del sábado 30 de mayo, vigilia de Pentecostés, a la que somos convocados como Familia Consolación, para rezar por las víctimas y tantas personas afectadas en esta pandemia.

La hora prevista será de 15 a 16 h en España. Con esta referencia se puede calcular la hora respectiva en cada lugar.

El guion incluye cantos en las distintas lenguas, como expresión de «comunión» en la diversidad… «don» que celebramos en Pentecostés…

¡Hasta ese momento en que nos uniremos en comunión!

¡Que el Espíritu les inunde con sus dones y frutos!

UNA RED DE CONSOLACIÓN 

Oración de invocación al Espíritu Santo Consolador.

CANTO: Receive the power (nº 1)      https://youtu.be/KZRSKEA7o-8

INTRODUCCIÓN

Nos unimos hoy en oración común, conectados por medio del Espíritu Santo de Dios, desde cada punto del planeta, como Familia Consolación comprometida en la escucha profunda del clamor de la tierra y de los más pobres.

Queremos pedir por el fin de la pandemia, por todos los afectados, especialmente hoy por los países donde la situación se ha agravado y complejizado.

Queremos invocar juntos el fuego del Espíritu en estas vísperas de la fiesta de Pentecostés, atreviéndonos a soñar y visualizar juntos un mundo distinto, el renacer de una nueva humanidad, que con dolores de parto quiere surgir.

CANTO: Come Holy Spirit I Need You (nº 2)  https://youtu.be/iC4z4ZlP3nY

PROCLAMACIÓN DE LA PALABRA: Jn 14, 15-17

Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos, y yo rogaré al Padre y les dará otro Defensor que permanecerá siempre con ustedes. Éste es el Consolador, el Espíritu de Verdad, que el mundo no puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen porque permanece con ustedes y estará con ustedes.

(Tiempo de silencio y oración personal)

CANTO : Saint Esprit (Voici mon cœur) (nº 3)   https://youtu.be/3f6lVPH7MnY

GESTO CON LOS CUATRO ELEMENTOS DE LA NATURALEZA:

Al rezar juntos, sostenemos nuestra esperanza en la acción del Espíritu, que trabaja en favor de la humanidad y de la tierra. Queremos estar disponibles para su acción, queremos ser lo que estamos llamados a ser: instrumentos de consolación. El don del Carisma recibido no nos deja escapatoria: ustedes conocen al Consolador, ustedes tienen experiencia del consuelo de Dios, no pueden dejar de compartir este tesoro.

Lo que el Espíritu moviliza –nos dice el papa Francisco en la Evangelii Gaudium nº 199–es ante todo una atención puesta en el otro, considerándolo como uno consigo. Esta atención amante es el inicio de una verdadera preocupación por su persona, a partir de la cual deseo buscar efectivamente su bien.

 ¡Invoquemos con fuerza la venida del Paráclito!

CANTO (entre los elementos): Ven, Espíritu Santo (nº 4) https://youtu.be/C-VCuF2kmvE

EL AGUA: Sacramento de vida, de pureza. Sacramento de nuestro bautismo

                R/ Ven Santa Ruah, padre/madre de los limpios de corazón.

EL FUEGO: Sacramento de energía, de calor, de dinamismo, de calidez.

R/ Ven Santa Ruah, enardece nuestros deseos de comunión, encuentro y compromiso comunitario.

LA TIERRA: Sacramento de lo que somos, de nuestra pequeñez y vulnerabilidad,

                R/ Ven Santa Ruah y bendícenos con el don de la humildad y la sencillez.

EL AIRE: Sacramento de la vida que respiramos, de la brisa suave del Espíritu.

R/ Ven Santa Ruah, enséñanos el abandono, la capacidad de dejarnos guiar por Ti.

Continuamos las invocaciones en forma espontánea…

   ORACIÓN EN EL AÑO LAUDATO SI

(Adaptación)


Dios amoroso,
Creador del cielo, de la tierra y de todo lo que hay en ella.
Abre nuestras mentes y toca nuestros corazones,

para que podamos ser parte de la creación, tu don.
Sé presencia para los necesitados en estos tiempos difíciles,

 especialmente para los más pobres y vulnerables.
Ayúdanos a mostrar solidaridad creativa

para enfrentar las consecuencias de esta pandemia mundial.
Haznos valientes para abrazar los cambios dirigidos a la búsqueda del bien común.
Ahora más que nunca, haz que podamos sentir

que todos estamos interconectados y somos interdependientes.
Haz de tal modo que logremos escuchar y responder

al grito de la tierra y al grito de los pobres.
Que los sufrimientos actuales puedan ser

 los dolores de parto de un mundo más fraternal y sostenible.
Bajo la mirada amorosa de María, Madre de Consolación,

y sintiéndonos acompañados por ella

como lo estuvo con los primeros discípulos en Pentecostés,

invocamos con fuerza la venida del Espíritu,

fuente del mayor consuelo.

CANTO FINAL: Ide e anunciai (nº 5) https://youtu.be/Rslvc-ftQYg

Propuesta del video: https://youtu.be/zM4ahqHLYBY

2020 Oración Pentecostés